Píldoras pandémicas

Tengo la sensación de que en occidente, al menos en Europa, hemos dejado de mirar al resto del mundo y hemos vuelto (como hacemos más de lo que deberíamos) a mirarnos el ombligo como si no nos afectara lo que ocurra más allá de nuestras fronteras. Así que he pensado retomar mis «píldoras pandémicas» que en su día publicaba en Facebook y que algunas me las publicaron en «El Economista» (ver aquí o aquí).

Aunque estamos aún en fase de crecimiento de la Sexta Ola en Europa, probablemente muy cerca del pico en países como España (yo vaticiné que hoy se iba a producir, espero no equivocarme), se ha instalado un sentimiento general de «inicio del fin» y de «mayor levedad». Incluso se empieza a hablar de «gripalizar» la COVID a pesar de que la OMS y la EMA dicen que aún queda mucho para eso. Ya estamos dando por hecho que Ómicron es el fin del COVID, pero no estamos viendo que pasa fuera.

Ómicron se inició en Sudáfrica (nueva ola entre noviembre y diciembre) y luego se ha trasladado a Europa (sexta ola principalmente en diciembre y lo que llevamos de Enero). Cómo vemos que esto está a punto de llegar a su máximo, aunque la bajada puede ser larga y tediosa, ya estamos celebrando que esto ya está controlado, pero ya hay varios países (grandes) fuera de nuestro entorno que no han hecho más que empezar con la expansión de esta variante. Os dejo tan solo tres ejemplos, pero creo que muy significativos por su diferencia geográfica.

Incidencia COVID en Australia (Fuente: Worldometers)

Australia, muy de moda ahora por el caso Djokovic, ha sido uno de los países que ha aplicado la política de Covid CERO imponiendo grandes restricciones con datos de contagios muy reducidos. La incidencia en el país ha sido muy reducida a los largo de estos dos años, con máximos de incidencia que se dieron en el mes de octubre y apenas superaron los 2000 casos diarios. Sin embargo desde el 20 de diciembre ha entrado en una curva ascendente que ya va por más de 100 mil casos diarios (Australia tiene una población de unos 25 millones, poco más de la mitad que España) y a la que aún no se le ve el pico.

Incidencia COVID en Argentina (Fuente: Worldometers)

Argentina ha tenido un comportamiento en olas similar a la mayoría de los países con máximos de incidencia en Mayo-Junio de este año en torno a los 32 mil casos diarios (población similar a la española, con 45 millones de habitantes). Desde el 20 de diciembre, igual que Australia, ha entrado en una curva ascendente a la que aún no se le ve el tope y que la ha llevado a estar ya por encima de los 100 mil casos diarios. Está liderando la nueva ola de Covid en Sudamérica donde ya muchos países están tomando la senda alcista.

Incidencia COVID en la India (Fuente: Worldometers)

La India ha tenido un comportamiento muy peculiar, respecto al resto de países. Tardó bastante en tener incidencias significativas (1ª ola en septiembre de 2020) y dado el gran tamaño de población (1.400 millones de habitantes) no ha sido muy afectada por la pandemia (al menos en lo que a datos oficiales se refiere). Su segunda ola en mayo de este año llegó a cerca de 400 mil casos diarios y ahora está en fase ascendente de su tercera ola (que se inició el uno de enero) y va por 170 mil casos diarios.

Estos tres ejemplos sirvan para ilustrar que la GRAN ola de Ómicron no ha hecho más que empezar a nivel mundial (pandemia), así que dejemos de mirarnos al ombligo y veamos las cosas con un poco más de perspectiva.

Publicado por Gonzalo Montero

Cuestionando el mundo para intentar entenderlo

Un comentario en “Píldoras pandémicas

  1. La clave es el comportamiento en Sudáfrica, donde la ola de omicron ha bajado casi tan rápido como subió. Para mi, este es el dato que hay que mirar, para predecir que puede pasar. En el Reino Unido estamos a punto de ver si la ola tiene la misma forma de bajada que la de Sudáfrica. Si eso ocurre, seria una buena noticia… si omicron se comporta en el resto del mundo como la ha hecho en Sudáfrica (y en Reino Unido, que de momento sigue una tendencia casi gemela), yo sí que creo que a final del verano podríamos empezar a ver el final de la epidemia y el principio de la endemia que pudiera tratarse con una vacuna anual y con medicamentos para los sintomáticos. Yo empiezo a ser optimista.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: