Sexta ola (II)

El pasado 15 de noviembre (hace un mes) escribí acerca de esta sexta ola de COVID en España cuando aún era incipiente y todos confiábamos en que fuera una «olita» que tuviera pocas consecuencias. En aquel momento aún se oían voces acerca de que ni siquiera llegaría a poder considerarse como tal. Ahora ya nadie la puede negar.

Aunque esta claro que es muy difícil comparar unas olas con otras puesto que todas ellas han tenido características y contextos muy diferentes, podemos hace un ejercicio de contraste por lo menos para intentar saber en dónde estamos y qué podemos esperar para las próximas semanas.

Fuente: Elaboración propia con datos del Ministerio de Sanidad. Incidencia acumulada a 7 días (amarillo) y a 14 días (azul) por cada 100.000 habitantes

El primer dato que me ha llamado la atención es el de la duración de la subida de la curva (desde que la pendiente empieza a ser significativa hasta el pico). Las olas previas tuvieron 19 días (confinamiento), 119 días (efecto ¿verano?), 44, 32 y 35 días, respectivamente. En esta sexta ola vamos por el día 40 (desde el 3 de noviembre) y aún la curva está en fase de aceleración. Por tanto, parece claro que va a ser, en el mejor de los casos, la segunda de mayor duración.

Otro aspecto que llama la atención es la pendiente de la curva. A pesar de llevar 40 días al alza, no se detecta ningún síntoma de desaceleración (agotamiento). Al contrario, a medida que pasan los días la curva se va acelerando. Si intentamos extrapolar los datos hacia el futuro, nos encontramos que correlaciona muy bien con una polinómica de segundo grado, tal y como se ve en la siguiente figura (R2 = 0.9939).

Fuente: Elaboración Propia con datos del Ministerio de Sanidad

Según esta curva para final de año tendríamos una incidencia de 702 (IA-14d). Pero lo curioso que este mismo cálculo (extrapolación al último día del año) ha ido variando al alza desde el 29 de noviembre (613) hasta ahora (702) de manera progresiva (625, el 30-Nov; 634, el 1-dic; 648, el 2-dic; 691 el 9-dic). Esto es una clara señal de que aún estamos en fase de aceleración por lo que es muy probable que la incidencia a final de año pueda estar bastante por encima de esos 700. Recordemos que el pico máximo en la 3ª ola fue de 834 y en la 5ª ola de 792. Así que, al menos en lo que se refiere a incidencia esta Sexta Ola parece que va a estar en el mismo orden de magnitud de las anteriores.

Ya sé, ya sé. Lo importante es la mortalidad y la presión hospitalaria (a ver si puedo escribir algo al respecto en los próximos días). Pero creo que tampoco hemos de menospreciar la incidencia porque es la que satura la Atención Primaria de la que no se publican (ni se han publicado) datos a lo largo de toda la pandemia y la que afecta a nuestro quehacer cotidiano (bajas, cuarentenas, teletrabajo, actividades de ocio, viajes, etc…).

Publicado por Gonzalo Montero

Cuestionando el mundo para intentar entenderlo

Un comentario en “Sexta ola (II)

  1. `pues esta sexta ola no se parece a la del ómicron de South Africa o del Reino Unido, que son mas exponenciales… a ver si la ola del omicron va a seguir a esta olita un poco después?… lo importante es que no haya tanta perdida de vidas y tanta pérdida de salud, física y mental. Creo que la humanidad está librando su batalla particular del siglo, la que toca una vez cada 100 años. A ver cuándo empezamos a dejar de tener que estar pendientes de las olas!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: